Estampas de ayer de hoy y de mañana


Estampas de ayer de hoy y de mañana.


El invierno se acerca para desterrar al romántico otoño. Al tiempo que las calles de la gran urbe bañadas por la lluvia se visten de fiesta.

Los quiosqueros recogen sus terrazas y abren sus puertas creando un ambiente alegre y festivo, mientras los parroquianos hablan y sonríen disfrutando con sus familiares o amigos.

Las castañeras asan sus frutos del bosque y nos brindan las doradas castañas que nos calientan por fuera y por dentro.

Pero todavía la ciudad nos trae recuerdos de antaño. Allá cuando algunos éramos tiernos infantes, que por fortuna todavía no hemos perdido la memoria y aunque corren tiempos de locura aún sabemos y disfrutamos de nuestra ciudad.

Hace gracia como convive el modernismo con lo clásico, ambos estilos son capaces de darse la mano, para volver a lo de antes, a alternar con los amigos, vecinos o familiares y aunque noto la ausencia del barquillero, el del fotomatón o la señora del botijo, todavía esta mañana veía a un mozo con una lozana doncella que hacían las correspondientes manitas.
También se han incorporado otra figura quizá sustituyendo a nuestros antiguos cómicos urbanos, esa figura son los músicos. Muchos de ellos no son nativos de esta nuestra tierra pero que tocan hasta bien, sus saxos, acordeones o trompetas formando  improvisadas bandas que llenan de notas el aire.

Más adelante las risas de varios niños que con sus boquitas abiertas palmotean al mimo, verdadero artista que se deja su alma en la calle plasmando las escenas de la vida.

Al final del paseo paramos en la tasca de la esquina para tomar el aperitivo y llevarnos una agradable estampa de un domingo casi de invierno.

Efe

10 pensamientos en “Estampas de ayer de hoy y de mañana

  1. Tienes toda la razón. Esos músicos ambulantes le dan a Madrid un aire bohemio, humano… ¿Sabes que es a los únicos que se les deja “ejercer” en el metro? En Preciados se ponen unos chicos que tocan diversos instrumentos y que a mi hija ya la conocen porque siempre que pasa les pide el canon del Pachelbel… Me producen ternura esa gente.

    Me gusta

  2. gracias por el paseo amigo y esta descripcion tan calida de la llegada del invierno que hace soportar el frio … te envio Efe besitos calidos desde mi tierra … con olor y color a verano muacccccQue tengas bonita semana !!!..-cuidate …Sec Pas

    Me gusta

  3. De vez en cuando, como todo lo que aprecia por exquisito y se guarda hasta llegado el momento, me pierdo entre sus piedras. Siempre valdrá el obsequio con el que nos amamantamos el rememorarla como merece. Adoro esta estampa.

    Me gusta

  4. Esos recuerdos , permanecen también en mi retina, en mi corazón, y cómo tú, querido amigo, aún puedo oler las castañas asadas de antaño, y sentir el añejo candor de las piedras. Sí, serán tiempos del mañana, también, pero quién lo vivió ayer, tendrá un legado que los de hoy no conocen.Un sincero abrazo, amigo, de alguién que comparte muchos de tus ideales, y que sueña con otras fantasías que sí se hacen realidad.

    Me gusta

  5. Una avalancha de trabajo me ha apartado del blog,momentaneamente, pero quiero dar las gracias a todos los que me acompañáis y sobre todo compartís conmigo vuestros pensamientos.Un cordial saludo a todos.

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s