Bajo las estrellas


Bajo las estrellas.


Dulce pero arrogante una sonrisa ella le entregaba.

El sabor de lo duro le animaba a lo inalcanzable. El sabía que amarla era un imposible que solo le suponía sufrimiento.
Pero aquella mujer destilaba deseo.
Por eso luchaba por vivir un sueño.
Los dorados cabellos de la enigmática hembra, se deslizaban entre sus dedos, sus labios se rozaban, pero ambos sabían que solo era una carnal pasión.
Hacían el amor como otras muchas noches, pero de repente se dieron cuenta que en aquella velada, no estaban solos.
Al calor de las velas bajo un estrellado firmamento en aquel ático, escenario de sus noches de desenfreno, sus vidas encontrarían otros senderos.
Las cristalinas copas de champán presagiaban algo especial y ambos sentían que aquella noche necesitaban acercarse más.
De repente chocaron sus miradas, y en ese instante volvieron su mirada hacia el firmamento, fue una explosión de luz la que iluminó sus rostros, mientras su corazón les rogaba que entrelazasen sus manos.
Quizá vino a su memoria el remordimiento de haberse perdido un trozo de vida en común, el haber dejado de compartir unidos, amores y sufrimiento.
En un momento entendieron que la vida no era solo lujo y glamour, que también estaban ellos.
Que sus bellos cuerpos eran el envoltorio de sus almas, y su egoísmo estaba a punto de llevar a la ruina sus pensamientos.
Aquella noche decidieron mirar a las estrellas y en silencio con sus miradas unidas se dijeron que se amarían hasta la muerte.

Posdata:
En el fondo quizá a todos, nuestra vida la marcó una noche estrellada que nos unió a alguien querido que todavía nos sigue y seguirá acompañando hasta el final de nuestros días.

Siempre efe.

8 pensamientos en “Bajo las estrellas

  1. Amores eternos …esos que no necesitan de muchas palabras..solo una simple mirada, compartir una noche bajo estrellas que son complices de todos los amores!!!Bello… no te olvido.. aca me tienes!!!Que termines de lo mejor tu finde semana!!!

    Me gusta

  2. Amigo Francisco, nuestros pasos son tan impensables como sorprendentes son las estrellas. Cuando algo nos atrapa, algo nos enciende, nos cubre, nos aprisiona, más tarde o más temprano nos damos cuenta que era eso lo que siempre anduvimos buscando, simplemente porque nos llenó.Besos

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s