La caminata


Embalse de Valmayor   Fuente de la imagen
La caminata.
Amanece un día de Enero, frío y desapacible, brillando esa luz distinta en el  cielo de Madrid, sus grises se mezclan con las trasparencias de un sol lejano, creando una luz mágica, distinta e irrepetible.
El paisaje campestre se ha desnudado de los ocres del otoño, para teñirse de grises, o azules, mientras la luz de la mañana ya crecida se refleja en el espejo que ha dejado la helada nocturna.
Salgo a caminar con la fiel zula. La perra olisquea, trota y disfruta de la libertad de sentirse suelta. Yo cargo las pilas y hablo con mis pensamientos, recopilo mis momentos mágicos, hago planes para el futuro.
Arriba una pareja de mirlos desgranan sus cantos, volando hacia el monte de Abantos, zula intenta participar de sus juegos, pero la diferencia propia de su especie parece que no lo propicia.
Seguimos nuestra caminata, hasta llegar a Valmayor, deteniéndonos para disfrutar de nuestro regalo matinal, oliendo, sintiendo el frío en el rostro, empapándonos con el  rocio de la mañana.
En el camino hacemos amigos, compartimos risas, caminamos juntos un trecho, para   seguir cada uno por otra senda.
Avanza la mañana respiro fuerte, siento que estoy feliz, que soy capaz de seguir disfrutando, deseando dar y transmitir esta paz , sintiendo vitales ganas de vivir.
Después bebemos agua, calibro mi fatiga y emprendemos el retorno a casa.

Posdata:


Me contó un día ya lejano, un buen amigo.
“Un minuto en la vida no se vive dos veces”.
Por lo que yo me aplico al cuento.

15 pensamientos en “La caminata

  1. efectivamente Rosa fue un placer andar.
    un beso.
    …………………………………………………………………………………….PPor esta zona los mirlos sbundan, además es un ave que no emigra.
    Me alegro Malena que te gustara.
    Un abrazo.
    ……………………………………………………………………………………..
    Guardo también tu frase Trini.
    Un abrazo.
    ……………………………………………………………………………………..Escapate Encantadora, por que merece la pena hablar con la Naturaleza, creo que es una terapia singular.
    Un abrazo.
    ……………………………………………………………………………………..
    Es facil de las cosas sencillas lograr minutos felices.
    Gracias por venir Nectar.
    Un beso.
    ……………………………………………………………………………………..
    Gracias Alma por compartir mi caminata.
    Un abrazo.
    ……………………………………………………………………………………..
    Me alegro de compartir contigo Minerva el gusto por las cosas sencillas.
    Un abrazo.
    efe

    Me gusta

  2. ¡Que suerte tienes, Efe¡ Despertar y abrir los ojos a ese entorno debe ser de lo más revitalizante. Y aunque esos días grises tienen un gran encanto, imagino que aún debe ser más fantástico levantarse un día como hoy, con este sol brillante que lo ilumina todo, y pasear por ese campo que te rodea… El otoño es colores, es contrastes, pero la primavera es sonidos y luz, que tienen un gran encanto, verdad?
    He estado mucho en Valmayor. Íbamos allí a pescar regularmente hace años. Dejamos de ir cuando la sequía lo redujo a la mínima expresión y las orillas del pantano eran cenagales imposibles de transitar. Ahora, con todo lo que ha llovido, debe haber cambiado ese paisaje…. A ver si con ese aliciente retomamos aquella costumbre 😀

    Un beso, mi querido amigo, y gracias por compartir esa caminata matutina.

    Me gusta

  3. Exacto efe,me gustó tu comentario.
    Todo el mundo trata de realizar algo grande, sin darse cuenta de que la vida se compone de cosas pequeñas.
    Eso es o verdaderamente importante efe.
    mil besos.

    Me gusta

  4. La caminata, no es mi única compañera de viaje. Atrás queda la media horca sobre el río Ausencia, más distantes, pero cerca sus melenas, los picos de Las Machotas ríen en ausencia de sus canas, las que ayer rizaban el agua.
    Abrigado en la heredada pelliza, sigo la senda del viejo oeste donde se alza la cumbre de Abantos, a este lado, en su ladera oeste, se extiende la llanura de mi tierra, el tranquilo mar castellano que me vio nacer. Más allá, Villacastin, Lavajos y más abajo, la morriña de la Moraña, donde mi compañía en la caminata, se pierde en disfrute de aquellos años. Sí; un paseo con retorno.

    Me gusta

  5. Hola Novicia
    Desde casa a Valmayor hay aproximadamente una hora andando por el campo, y es una gozada sobre todo para la perra que puede correr a su gusto, en cuanto al pantano ya lleva efectivamente varios años bien de agua y esta precioso.
    En fin si es gratificante ir hasta allí.
    Un abrazo
    ……………………………………………………………………………………
    Tienes razón Morgana a veces las cosas pequeñas nos llenas y hacen felicies.
    Un beso.
    ……………………………………………………………………………………
    Gracias German por tus versos son una delicia.
    Un saludo

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s