Hermosa Perversión.


sensual-239447_640

Hermosa Perversión.

Juan y Adela eran íntimos amigos de Luis y María. Estos conocían el lado liberal de sus amigos. Habiendo sentido el deseo de participar en sus forma de actuar en la intimidad, aunque nunca les invitaron a compartir su vida personal, pensaban que se verían cohibidos en cuanto a la sexualidad de Juan y Adela.
Aquel verano Juan y Adela hacían los preparativos para irse de vacaciones al camping Nudista, como siempre no los invitaron. Pero su sorpresa fue mayúscula cuando María le pidió a su amiga que si podrían ir con ellos.
Esta no muy segura le comentó su forma de vivir esos momentos en su intimidad, la aconsejó que lo meditaran fríamente. Aunque cerró la petición diciéndola que por ellos no había problema.
El viaje de las jóvenes parejas fue genial como siempre, sin hablar del tema y riéndose con las ocurrencias de unos y de otros.
La llegada al apartamento fue lógicamente acomodarse, cada uno en su habitación, disponiéndose  a prepararse para salir a tomar algo y probar el agua del mar.
Luis y María se armaron de valor y se desnudaron delante de sus amigos, los juveniles pechos de María de menor talla que los de Adela competían en hermosura.
Dispuestos a romper el hielo Juan agarró por la cintura a su compañera y luciendo sus esbeltos cuerpos abrieron la puerta para dirigirse a la playa.
Ya en el mar entre los juegos de los cuatro, María cayó en los brazos de Juan, este lejos de soltarla la zambulló de nuevo en el agua. Esto sirvió para que se dieran cuenta los jóvenes que sus anfitriones vivían el sexo sin ninguna barrera.
Llegó la hora de comer y ambas mujeres charlaban de sus cosas. De pronto Adela le pregunto a bocajarro sin ningún miramiento a su amiga.
¿He observado que te gusta el cuerpo de Juan?
A mí me chifla Luis. Por nuestra parte no hay problema cielo. Le aclaró Adela.
Así se quedó la conversación dejando Adela algo inquieta a María, pero todo transcurrió sin ninguna cosa digna de mencionar hasta después de la cena.
Desnudos, con ya un par de copas de licor. Juan se sentó al lado de la pareja de su Amigo y sin previo aviso la entrego un beso en la boca. Sus lenguas jugaban sin temor mientras la mano de la mujer manoseaba el pene del varón que ya estaba a cien.
Follaron sin tregua cada uno con su pareja contraria hasta que exhaustos se fueron a la cama cada uno con su pareja verdadera.
A la mañana siguiente en el desayuno ambas jóvenes se cruzaron una libidinosa sonrisa. Apostillando.
Podríamos repetirlo.

efe

firma

Un pensamiento en “Hermosa Perversión.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s