Los Amantes.


Los Amantes.

ce3d09d7023d799268724f4309e5a0edEra un nuevo despertar. Inexplicablemente se habían vuelto a acostar juntos, era ya una adición compartida que les subía al paraíso. Desnudos aún todavía deseaban copular, los senos de la mujer se aplastaban sobre el torso de él que la penetraba con furia agregando la necesidad de gozar más. Un rio de semen entraba dentro de ella y un gritito de la fémina le corroboraba el orgasmo perfecto. Se separan y después de una pausa la amante le pregunta.

¿Que podemos hacer?
Engañamos a nuestras parejas, que nos aman y las amamos y por nada del mundo las abandonaríamos, pero nuestra atracción es irrefrenable.
El Hombre la contempla y no exento de preocupación la responde.
Es verdad. Pero no podemos alejarnos tampoco el uno al otro, nuestra carnal necesidad de estar juntos impide que nos alejemos, que nos olvidemos de esta fatal atracción.
Sufriríamos sexualmente y hasta es posible que la depresión acabase con nuestra verdadera vida amorosa.
Quizá nuestra enfermedad sería capaz de resolverla un medico, que nos aleje de esta dependencia brutal le responde la Amante.
Ya en la ducha continúan juagando con frenesí. Después se despiden conviniendo verse como de costumbre días después.
Pero aquel día, algo surgió de improviso. Se encontraron para esta vez delante de un profesional  comenzar a curarse.
Sería duro pero empezó su verdadera vida.

firma

4 pensamientos en “Los Amantes.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s