Danza con las estrellas.


Danza con las estrellas.1

Miro a las estrellas,
y en mi alma te encuentro.
Hermosa,
compitiendo con ellas.
Brillando en el negro firmamento,
con la luna coqueteas.
Me llenas de deseo,
juegas a ser una Princesa.
me apagas el alma.
Yo sufro de tu dependencia.
Sueño y subo al cielo.
Te suplico un deseo,
tu me abrazas.
Unidos danzamos con las estrellas.

efe

Photo credit: marcelo-moltedo: » En el pais de los sueños… / Foter / CC BY-NC-ND

firma

Tiempos de ayer.


Tiempos de ayer.1

Todavía están escritos en la memoria retazos de nuestro cotidiano vivir en los ochenta. Jornadas de trabajo largas, quizá para los tiempos de hoy muy largas, pero nuestra juventud tiraba con la gran esperanza de que este País saliera adelante, sobre todo en lo que concernía a bienestar y libertad de expresión. Allí nació una juventud, que estrenaba minifalda y pantalones de campana apoyando a unos jóvenes abogados socialistas que cogían el testigo de otros que hicieron lo posible para que ellos llegaran.
Entre todo esto, los jóvenes bailábamos, y trabajábamos al tiempo que descubríamos una sexualidad impensable para nuestros mayores.
Comenzamos a descubrir que el sexo existía sin firmar para toda la vida, y que el goce a pesar de la contrariedad del Obispo, era lícita y sentirlo y disfrutarlo hasta saludable.
Las playas conocieron los cuerpos esculturales, o no tanto de los sufridos españolitos del momento. Algunos salimos fuera y vivimos la apertura quizá a tope, cosa que fue importante para nuestra forma de pensar y vivir en aquellos tiempos.
Estrenamos nuestro primer coche, aquel seiscientos que nos acercaba con la tienda de campaña a Benidorm, donde los primeros besos furtivos nos llevaron a conocer el primer amor.
Luego siguió para bien o para mal la historia hasta hoy, que por cierto también recordaremos.
Pero será después.

efe.

Photo credit: Cyril-Rana!! / Foter / CC BY

firma

Caminata en la mañana.


Caminata en la mañana.1
El sol de esta mañana me ha animado para salir al campo, afortunadamente vivo en mitad de el, por lo cual el esfuerzo físico no es muy importante, aunque la caminata si es gratificante.
Busco por casa alguien que me acompañe pero parece que todo el mundo está en sus cosas, ventajas de ser ya Dueño de mi tiempo. Así que llamo a mi fiel Zula, agita sus orejas, me da un ladrido de aprobación y nos disponemos a caminar.
Ya andando me dan ganas de cavilar, pensando qué opinará el animal de nosotros, o mejor de un Servidor. La perra salta, juega, ladra a los pájaros y rompe a correr en una carrera como corresponde a su raza grande y activa.
Sigo pensando que la fiel mascota es más feliz que un ocho, sus necesidades las cubre sin ningún esfuerzo disfrutando de su vida a tope.
Pero devuelve cariño a mansalva, su fidelidad puede llegar a la muerte y su vida entera se la debe a su Amo, pero aquí encuentro la magia de su compañía.
No exige nada a cambio, solo precisa el cuidado de su Dueño y quizá si entienda que no todos los humanos son perversos.
Hoy me he sentido muy feliz siendo su compañero de juegos.

firma

Photo credit: danaScobar / Foter / CC BY

Amor y vida.


1Amor y vida

La vida para mí,
con tu amor comienza.
Mi ánimo se enerva,
el alma siente,
tu cariño me vence.
las palabras me convencen.
Tu calor necesito.
Me tocas, me pellizcas.
Mi cuerpo te responde.
El corazón palpita,
me sientes.
Por fin en mi cuerpo entras.
Y de sabia me llenas.
Quizá tu semilla se quede.
Y mi ser lo recuerde.

Efe.

Photo credit: Alberto Lazo / Foter / CC BY-NC-ND                     firma

Entre Divorciados.


Entre divorciados.1

Cita con su Ex pareja, simplemente para concretar asuntos. Dice un escueto Wasat. Vuelve a leer el mensaje y arqueando sus cejas piensa. Caray la sigo queriendo. Pero la falta de entendimiento, o quizá no haberse querido emplear a fondo, ha sido motivo de su separación.
Después recapacita diciéndose a si mismo.
Joder y menos mal que no hay niños.
Revisa su aspecto físico comprobando su desastrada imagen, decide pasar por casa a ponerse un poco más decente., y sobre todo más acorde a ella
Como siempre su enfado ya es claro, la seriedad en las citas no es fundamental para ella. Vuelve a recapacitar llegando a la conclusión que lo de ellos no tiene ni tenía futuro.
Se toma una cerveza y decide que si no viene en cuanto la acabe. Se marcha, la llama Pero el móvil no está conectado, lo habrá dejado sin batería.

No cumple su amenaza y ya va por la tercera cerveza. De nuevo piensa. Es que me puede.
Por fin aparece un ciclón en forma de mujer guapa,que revoluciona la cafetería, un montón de paquetes junto con un bolso más bien parecido a una maleta se planta casi encima del sufrido Ex, que está a punto de perder los su ya maltrechos nervios .
Vaya por fin apareces. Disculpa he estado de compras. Ya sabes he cobrado hoy, por cierto he comprado otro móvil porque el anterior se le descarga la batería y claro no he podido todavía ponerlo en marcha, por lo cual entenderás que estoy incomunicada.
Después le estampa un besazo en la boca y pide al atónito camarero una birra sin alcohol, sin dar importancia a su alborotada llegada se sienta de golpe dejando sus hermosas piernas al descubierto.

Claro con esa faldita. Piensa El. Al mismo tiempo siente el clamor general al, presentir como piensan los allí presentes. Qué buena está, esta tía.
Entonces elocuentemente ella le explica.
El motivo de citarte es, para decirte de una puñetera vez. Esta vez susurrándole al oído .
Que te quiero leñe y no deberías soltar a una mujer como yo, lista guapa y sobre todo decente.
La mira esta vez casi sin asombro, la agarra la mano con calor y la responde.
Aunque eres dificilísima, todo lo que has dicho es cierto.
Hala vamos a casa.

efe.

firma

Amor en la Noche.


Amor en la noche1

Te beso en la negritud de la noche.
Responde al silencio.
El intenso latir de su corazón.
Juntando sus cuerpos,
sus labios fabrican más besos.
Les acompaña la pasión desenfrenada,
que llama a su deseo.
Matan la distancia,
beben su aliento,
Gozan y gozan.
Simplemente se aman.
hasta llegar al cielo,
brillando su amor,
junto a las estrellas.

Efe.

Photo credit: jani rocafort / Foter / CC BY-NC-SA                                                 firma