Noche especial.


Noche especial.1

Sirve la cena a su Dueña con exquisito cuidado de complacerla. El delantal sobre su cuerpo desnudo marca las nalgas pendientes del castigo. Ella le mira con el candor de quien cuida de su propiedad y sabe lo que le quiere. En una  impecable y translucida copa de vino, la Dama huele y saborea a pequeños tragos el delicioso caldo, mientras  la fantasía luce en la estancia compitiendo con el fulgor del fuego de la chimenea que logra así la calidez deseada.
A ratos ella le da de su mano a comer trocitos de carne de su propio plato y el agradecido la besa la mano con absoluta devoción.
Llega la hora de jugar, el cuerpo desnudo del sumiso juega a cuatro patas con su Dueña que acaricia al agradecido perro. Este disfruta del gozo de su Dueña ofreciendo sus nalgas ávidas del calor del látigo.
Pronto la Señora reclama el goce inmediato, la lengua del esclavo recorre con absoluta delicadeza el cuerpo ya desnudo de su Dueña, llega a la puerta de sus secretos y allí liba con la pasión deseada.
Un pequeño susurro le avisa de que ofrezca su trasero para ser poseído sin dilación. Entonces es penetrado por su Ama con cariño pero sin pena. Siente placer a borbotones, con una intensidad variable asume que viene el disfrute, entonces su pene concede permiso a su cuerpo y un orgasmo inmediato le recorre sin miramiento.
Exhaustos pero felices brindan por su eterno y lujurioso gozo .

L.lorena y efe.

logo

10 pensamientos en “Noche especial.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s