La cocina y el sexo.


5

 

Origen de la imagen.

La cocina y el sexo.

Es sabido que la fantasía sexual puede comenzar en la cocina. Un delantalito sobre el cuerpo desnudo de él en mi caso, es el inicio de una velada genial.
Mi dueña suele vestirse de corto con sus sandalias de alto tacón preferidas, en privado o acompañados de alguna intima pareja amiga. Comienza la velada.
La cena será servida por ellos ataviados con sus delantales y cofias, sus manos enguantadas servirán los caldos adecuados para cada plato.
El cava va bien con los entremeses y pescados, así como nuestros cálidos tintos maridan bien con las carnes rojas.
No ha de faltar un detalle,aunque cualquier error puede ser corregido a golpe de fusta, por las lindas y autoritarias féminas.
A los postres un suculento arroz con leche, sin olvidar el punto de canela, después el café, para continuar con las fresas con nata sobre el cuerpo de los afortunados sirvientes, que entre lametón y lametón recibirán los correspondientes mordisquitos en sus pezones u otra parte de su cuerpo.
Más tarde el café templará el paladar de las Diosas, para proceder a degustar una copa de brandi en este caso español, y valorar el buen servicio de sus sirvientes.
Aconsejamos que esta velada se celebre a la luz de las velas. En cuanto al postre se puede ampliar de diversas maneras, entre otras haciendo el amor con fresas y nata, para acabar desnudos y contentos en la ducha, besándose a discreción.
Esperamos que el plan sea de su agrado

efe.

firma