La cocina y el sexo.


5

 

Origen de la imagen.

La cocina y el sexo.

Es sabido que la fantasía sexual puede comenzar en la cocina. Un delantalito sobre el cuerpo desnudo de él en mi caso, es el inicio de una velada genial.
Mi dueña suele vestirse de corto con sus sandalias de alto tacón preferidas, en privado o acompañados de alguna intima pareja amiga. Comienza la velada.
La cena será servida por ellos ataviados con sus delantales y cofias, sus manos enguantadas servirán los caldos adecuados para cada plato.
El cava va bien con los entremeses y pescados, así como nuestros cálidos tintos maridan bien con las carnes rojas.
No ha de faltar un detalle,aunque cualquier error puede ser corregido a golpe de fusta, por las lindas y autoritarias féminas.
A los postres un suculento arroz con leche, sin olvidar el punto de canela, después el café, para continuar con las fresas con nata sobre el cuerpo de los afortunados sirvientes, que entre lametón y lametón recibirán los correspondientes mordisquitos en sus pezones u otra parte de su cuerpo.
Más tarde el café templará el paladar de las Diosas, para proceder a degustar una copa de brandi en este caso español, y valorar el buen servicio de sus sirvientes.
Aconsejamos que esta velada se celebre a la luz de las velas. En cuanto al postre se puede ampliar de diversas maneras, entre otras haciendo el amor con fresas y nata, para acabar desnudos y contentos en la ducha, besándose a discreción.
Esperamos que el plan sea de su agrado

efe.

firma

14 pensamientos en “La cocina y el sexo.

  1. Por supuesto que la fantasía es un paso adelante para luego complacerse mutuamente. El menú que presentas es muy sabroso… aunque yo lo he efectuado algo más cortito… eso sí, que una buena ducha no falte.

    Me gusta

  2. Tack Efe sal 🙂
    Det låter mycket bra att kvinnan förtjänar allt..
    Nästa gång jag gör ett inlägg hos Night lady ska den handla om mannen 🙂 …Ha en fin vecka kram Night Lady
    Skrev fel och skrev i en gammalt inlägg därföt blev det 2 ggr Sorry 😦

    Le gusta a 1 persona

  3. Que rico suena eso. Muy, muy rico.
    Yo voto por una limonada fría para poner en acción el propio calor del cuerpo y, para luego ver con mejores ojos a la anfitriona, algún pan calientito. Luego, ya entrado en gula y placidez obesistica, iría directo a comer el postre, o a que me coma ella.
    ¡Qué cosas! Jajajaja.
    Me pusiste en mod de cocina-sexo, y eso no lo logra cualquiera. Buen texto.

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s