El trance.


4

 Photo credit: moonpies for misfits / Foter / CC BY-NC-ND

El Trance.
Llegaba el final de su historia, sentía como se le secaban las lágrimas en los ojos al tiempo que su corazón se ralentizaba.
En ese momento le llegaban los recuerdos y curiosamente los trágicos eran los que no visualizaba, la recordaba a ella a su lado riendo con las ocurrencias que la decía, pero no sentía el momento que aquel beso furtivo le hizo perder el control del vehículo y caer el fatídico precipicio.
Era doloroso sentirse arropado por la soledad, no encontrar sus labios ni acariciar sus manos. Sentía lloros y dolor a su alrededor, la desesperación de quien le velaba no le auspiciaba nada bueno, pero sin embargo él veía el nuevo futuro, su nueva vida. Solo el miedo a la soledad, a la distancia de la persona que había amado sin límite le angustiaba, pero una vez más entendía que la volvía a amar, que pronto vendría a por él antes que la muerte le llevara.
Era el momento en el que debía aprender algo más, el saber bien morir, para lograr que su alma volase alto, al encuentro de su nuevo futuro. Presentía que estaba cerca de ella, sintió su mano, la agarro con fuerza y se dispuso a vivir de nuevo.

Efe.

firma

8 pensamientos en “El trance.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s