Entre velos.


7

Origen de la imagen

Entre velos.

Danzaba para su amante, desnuda de tristeza, llena de amor. Sus blancas manos se movían al viento desgranando notas que entraban dentro. El corazón dictaba a su cuerpo la pasión necesaria para ofrecerla a quien amaba.
Su dorado cabello vestía su cuerpo que armoniosamente jugaba con el ritual creado, a través de la inspiración única e inédita, regalada a quien la deseaba.
Su hombre recogía las emociones, guardando lo que ya serían recuerdos. Sentía la desnudez de la artista logrando que la danza que interpretaba fuese simplemente una declaración de amor, acompañada de la generosidad de darle todos sus secretos, mostrándole todos los rincones de su cuerpo.
Poseerla. Sería la prueba de la pasión con la que recibía el regalo que le hacía la bella Danzarina. Los formados pechos de la amada guardaban los pasos que después derramaba su hermoso cuerpo. Acaba la danza en brazos de su afortunado amante que simplemente acierta a hacerla el amor, con ternura quizá o fuerza después, pero como la danza del vientre, desnuda, esbelta y en este caso llena de amor.

Efe.

firma

8 pensamientos en “Entre velos.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s