Obsesión.


El desenlace.

Obsesion_1710-aPhoto credit: santimolina / Foter / CC BY-NC-ND

Había estado intentando entender cómo podía enamorarse de una mujer, cuando jamás había sentido nunca atracción hacia alguien de su mismo sexo. Pero era evidente que se estaba enamorando de Clara.
Llegó al punto convenido y recogió a Clara, la muchacha se subió al coche cerro la portezuela, y se encontró con los labios de Diana que la dio un beso cariñoso. Un estremecimiento recorrió el cuerpo de Clara haciendo que esta se sintiese sorprendida y también querida en ese instante.
Su corta faldita mostraba sus deliciosas piernas que, Diana observaba sin recato alguno, al tiempo que su mano derecha reposaba en la rodilla de la joven.
Clara se dejaba hacer, aún sintiendo un terrible miedo a lo desconocido, Interiormente era algo que rechazaba, pero el corazón la mandaba echarse a los brazos de su bonita pretendiente.
Con Diana se sentía cortejada, amada y cuidada como nadie lo había hecho antes, sintiéndose terriblemente feliz.
Decidieron subir al apartamento, preparar algo de comer y poder explicarse algunas cosas.
Dejaron el vehículo en la calle, las apetecía andar algo y lucir sus figuras. Sintieron como los demás veían su belleza, la alegría de dos mujeres bonitas y felices que vibraban alegremente.
Ya en el ascensor Diana no pudo contenerse y mientras abrazaba a Clara la regaló un beso, Cuando su lengua tocó con la de Clara sintió que ya la necesitaba por encima de la lógica, había descubierto el amor sincero, algo que jamás conoció.
Sentadas en la mesa comiendo algo que sobre la marcha habían cocinado, esperaban el momento de sincerarse de planificar su felicidad.
En ese momento Clara entendió que no podría abandonar a Diana. Esta estaba desnuda, sus pechos llenos mostraban unos pezones duros que encontraron los labios de Clara. Todo su ser era sabio, esta había aprendido a amar, a gozar desinteresadamente, con pasión a granel. Todos sus miedos se habían convertido en firmes deseos.
Solo se amaron y solo escucharon una  a la otra una palabra.             Te quiero.

efe.

firma

21 pensamientos en “Obsesión.

  1. Bello, bello es el amor. Esos prohibidos “tequiero” del ayer, hoy son todo un reclamo y una pura manifestación de que algo cambió … afortunadamente, efe.
    Feliz domingo

    Me gusta

  2. Pingback: Obsesión. | El Rincón de efe

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s