Depresión.


Obsesion_1710-cPhoto credit: Proyecto Eden / Foter / CC BY-NC-SA

Depresión.

Su vida era un conjunto de situaciones imprevisibles, su libertina vida iba desde trabajar como actriz porno, a ejercer como escritora de obras eróticas o más bien quizá textos subidos de tono, rozando la vulgaridad.
Sus amores se componían de momentos de sexo, acompañados de drogas, que sentimentalmente no la aportaban nada en especial.
Como cada tarde el despertar de su día anterior no era fácil. Se dispuso a desayunar, empezando por beberse un vaso de agua, buen antídoto para la resaca, seguido de fruta y algún panecillo. Otra de sus pesadillas era mantener su figura, de la que por otra parte vivía.
Su vida sentimental era inexistente, para ella fornicar era simple placer y nada más, su alma era algo desconocido en su vida y como mucho razonaba que era su asignatura pendiente.
La amistad era un papel ya escrito para ella, usaba a los hombres, como un usar y tirar, aún sabiendo que muchos estaban incluso enamorados de su persona.
Tejiendo una tela invisible, cual depredadora los destrozaba al mínimo síntoma de aburrimiento, para seguir su triste camino.
En este estado había llegado a contraer la temible depresión que padecía, no teniendo camino limpio ya que recorrer.
Varias veces había sonado el móvil aquella mañana, una rápida mirada la decía quien llamaba, para decidir no descolgarlo.
El único hombre que deseaba ayudarla, lo defraudaba sin miramiento alguno sintiendo que no era nada fácil enamorarse.
Al fin decide atender una llamada de la única amiga y compañera de trabajo que la toleraba.
Hola María.
Escucha sin prestar mucha atención.
¿Trabajarás hoy?
No creo, ya que todavía tengo el recuerdo de Juan el pesado que me corteja y pienso comer con él.
Con una mentira descarada despachó a su amiga y colgó airada el teléfono.
Su vida era el continuo devenir de lo inesperado. quizá mañana pensase de otra manera.

 efe.

Continuará.

firma

6 pensamientos en “Depresión.

  1. Todos en algún momento tenemos puntos muy bajos, que la vida no nos importa, pero se ha de hacer un esfuerzo para sacarnos de encima esa depresión que quizás con el tiempo puede “matarnos” estando vivos.

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s