Aprender a vivir.


9308306513_629a2c65a7_cPhoto credit: Dani_vr / Foter.com / CC BY-SA

Aprender a vivir.

La vida les había regalado trabajo y una salud decente, el amor les llegó con unas explosivas ganas, precediendo a la cotidiana vida de después.
Entre ellos había la lógica convivencia que se apoyaba en la solución domestica del día a día, siendo su futuro el simple convencimiento, de que envejecían dentro de los cánones normales de cualquier pareja. El goce era un dispendio de tiempo y quizá romper la monotonía algo intrascendente.
Aquella noche la mujer faenaba en la cocina como acostumbraba a esa hora, preparando la cena para su esposo mientras escuchaba la televisión a lo lejos. Terminada la faena se sentó un rato a esperarle también como siempre.
Pasaron un par de horas y no dando señales de vida, un ramalazo de miedo, quizá casi terror la recorrió toda su cuerpo. Presagiando algo malo, esperó hasta que la impersonal música del móvil la anunciaba lo peor.
Muchas lágrimas, miedo y las ganas de que su pareja saliese de aquel Hospital después del accidente, la indicaron que todavía se querían, que la vida era más cosas dignas de vivir.
Una larga recuperación y mucho esfuerzo por parte de ambos, les llevaron a tener unas inmensas ganas de aprender a amarse. Descubrieron que la vida tiene aventura, encanto y unas enormes posibilidades de gozar.
Al fin aprendieron a vivir.

efe.firma

6 pensamientos en “Aprender a vivir.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s