La sexóloga.


2Photo credit: OctaviS / Foter.com / CC BY-NC-ND

La sexóloga.

Había recurrido a ella como último recurso para acabar con su impotencia, físicamente no parecía padecer mal alguno, pero su vida íntima era un desastre. Antes de recurrir a un tratamiento de choque a base de farmacos, decidió ponerse en manos de un especialista en sexología.
Entró en la consulta y al ver a una mujer más joven que él su rostro adquirió un semblante propio de alguien ruborizado. Ella con una comprensión propia de su oficio le tranquilizó, argumentando que juntos encontrarían el problema.
Pasaban las sesiones y la confianza entre ambos era ya de un cierto nivel, hasta que un día inesperadamente, le pregunta sobre ciertos aspectos de su cuerpo. Bastante ruborizado le explica su problema una vez más. La Doctora se levanta para ponerse unos guantes al tiempo que le indica que se baje sus pantalones, él en ese momento desea negarse, pero la decisión de ella le anima a hacerlo.Esta le palpa el flácido pene, se lo toca empezando ambos a comprobar que reacciona tímidamente.
Le mira casi con compasión y con una sonrisa tranquilizadora le indica que la de tiempo, que su caso se puede solucionar. Le despide prometiéndole una solución a corto plazo.
Pasan los días cuando recibe una llamada en su móvil.
Hola soy Rosa tu Doctora, mira es difícil comentarte el tratamiento por este medio, pero si te parece invítame en tu casa a cenar.
La titubeante respuesta fue. De acuerdo. El sábado a las diez, la contesto casi con miedo.

Efe.

Continuará

Ya en los años ochenta, Irving Wallace escribía sobre la impotencia sexual de hombres o mujeres, evidentemente era ficción pero demostraba que había sexólogos que podían curar la terrible anomalía.
Hoy la ciencia ha creado el famoso fármaco que corrige la disfunción masculina, pero se ha demostrado también, que con una buena terapia no es necesario recurrir al fármaco.

12 pensamientos en “La sexóloga.

  1. Creo yo que ante todo ha de haber una confianza total en la pareja, tanto si el problema es de él como si es de ella, hablando, caricias mutuas, preguntas sobre los deseos que tenemos… puede dar alguna solución, los fármacos como ultimo. Esto ha pasado en muchos países, pero en el nuestro mucho más…tanta ignorancia sobre algo tan natural, nos ha perjudicado muchísimo.

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s