Las ejecutivas. El Desenlace.


3

Origen de la imagen

Las Ejecutivas.
El Desenlace.

Juan acudió al restaurante minutos antes que ellas. Iba vestido con un atuendo de sport, pero que resultaba elegante. Tomaba un Martini, cuando aparecieron sus invitadas, los saludos no fueron de rigor, sino más bien sentidos, porque los tres se sintieron en ese momento francamente bien.
La parte profesional se solucionó sin grandes problemas, llegaron a los postres y detrás a la sobremesa. El anfitrión las observaba con atención, pero surgió lo inesperado para ellas, esta vez la estrella era Diana, ella sin necesitarlo se sentía muy bien, la encantaba la afabilidad y simpatía de Juan. Laura había comprendido que no iba por su camino, decidiendo pasar el rato alegremente.
Ella conocía que existía una barrera de momento insalvable entre Juan y su amiga, pero también sentía que esta tenía derecho a ser feliz.
La sobremesa se alargaba y Laura decidió pedir un taxi para regresar a su casa. La sugerencia de Juan fue sensata. Te llevo a tu casa y después de camino a la mía, dejo a Diana. El plan era perfecto, pero Diana no podía aceptarlo. Entonces le sugirió. Será mejor que nos lleves a mi casa, ya que mañana queremos madrugar para ir al gimnasio y nos queda más cerca desde allí. 
Como deseéis.
Las dejo en casa de Diana, se dieron un beso despidiéndose este triste y contrariado.
Ya en la cama ambas jóvenes hablaban. Laura con una sinceridad absoluta le decía a Diana.
Tienes que asumir la realidad, ese hombre se ha prendado de ti y creo que tienes que empezar a amar, no a soñar con lo desconocido.
Fue un revulsivo para Diana. Cogió el móvil que le tendía su amiga y sin pensarlo casi entre lágrimas, marcó el número de Juan.
Ven a buscarme por favor. Fue lo que escuchó Juan.
Ya en sus brazos, Diana entre lágrimas le pidió.
Tengo que contarte algo muy importante para mí.
Se sentaron agarrados de la mano y Diana le confesaría su último secreto.
Amor. Soy una mujer dentro de un cuerpo de medio hombre, Estoy en la última fase para conseguir lograr que nazca la autentica mujer que soy, pero tú estás en tu derecho de pensarlo.
Entonces en un arrebato de pasión Juan la besó apasionadamente, para contestarla.
Yo me he enamorado de Diana y con ella quiero seguir envejeciendo.

efe.firma

4 pensamientos en “Las ejecutivas. El Desenlace.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s