La Terapeuta. Capítulo IV.


3Photo credit: Jedesmal via Foter.com / CC BY-NC-ND

El Desenlace.

Un café caliente con unas tostadas y zumo de naranja, fueron la bienvenida al despertar de Lucas. Los jóvenes se sentaron en pijama a la mesa, donde dieron buena cuenta del suculento desayuno.
El fin de semana estaba transcurriendo de una manera feliz para ambos, el domingo debería volver a la clínica, ya que para Silvía el comenzar de la semana era complicado desde la mañana temprano.
¿Qué te parece si vamos a comer fuera?
Pregunto Silvia. Añadiendo, estamos a pocos kilómetros de la sierra. Nos vendrá bien un paseo y una buena comida casera.
Genial, fue la contestación de Lucas.
Ya sentados a la mesa del coqueto restaurante donde habían recalado, fue Lucas quien tomó la iniciativa.
Silvia no puedo ni debo trastocar tu vida, en estos momentos no soy nada,ni  siquiera sé si soy un medio hombre. Siento las ganas de probar, pero no sé si me funcionará mi virilidad.
No seas tan fino contestó algo malhumorada de repente Silvia. Dirás si eres capaz de empalmarte. Joder. Rematando su enfado con el consiguiente taco.
Que hagamos el amor en este caso no es mi deseo como mujer, sino más bien como la persona que quiere sacarte de tus miedos. De todas formas no pienso violarte, solo intento ayudarte de una manera diferente. Bueno es delicioso este lechal comentó, dando un giro brusco a la conversación. En cierto punto no había dormido bien pensando en que la gustaría comprobar ese aspecto, sería un paso adelante, además del ya logrado movimiento de su mano derecha inmóvil hasta ayer.
Le agarró de la mano haciéndole al mismo tiempo un guiño, para responderle eres un sol de persona. Después se rieron a placer, recordando la lucha de la ducha, el trajín de la silla y el vestir y desvestir de Lucas. Pero entendieron que serían ambos capaces de salir de esta, quizá incluso cada uno por su lado.
El trayecto a casa fue en silencio, hasta que Silvia rompió el hielo.
¿En qué piensas? No sé. En que soy afortunado al haberte encontrado.
Claro que si. Tienes una terapeuta especial que te mima, mientras tú no la haces ni caso Y se echó a reír.
Ya en casa se pusieron cómodos, picaron algo y con un batido en la mano escucharon música en el salón. El sofá lo hicieron cama y Lucas se dispuso a descansar.
Silvia fue a su dormitorio para volver repentinamente totalmente desnuda. Se acerco a él y besandole con placer. Le susurró. Déjate hacer…
Tumbándose sobre él , hasta que sus pechos se rozaron le mordisqueaba los labios , la sensación era excitante para ambos, luego se besaban dulcemente, mientras Silvia le agarraba de las manos dándole la impresión de que era de ella. De repente Silvia sacó su espontaneidad que hasta en la cama era terrible. Le soltó para ponerse en un perfecto sesenta y nueve, dejando su clítoris a merced de la lengua de Lucas y el abandonado pene del joven en su boca. Pronto los sudores de ambos eran patentes, Notaba como su mágico botón estaba abultado, los jadeos entre ellos eran ya latentes, Silvia lamía el miembro de Lucas excitándose cada vez más a medida de que comprobaba que funcionaba.
Después tuvieron la necesidad de gozar, al tiempo que le ponía el correspondiente condón, para metérsela hasta dentro. Un espasmo le anuncio a Lucas que se estaba corriendo dentro de ella, Esta le correspondió cayendo sobre él, y entregándole un sentido gracias.
Días después Lucas trabajaba a fondo en su recuperación, sintiéndose agradecido a Silvia y sabiendo que quizás podría luchar por ella.

efe.firma1

24 pensamientos en “La Terapeuta. Capítulo IV.

  1. Vaya, yo creí que se iban de vacaciones a Cancun, Pero bueno todo sea por el bien físico y emocional del chaval.
    Por cierto como decías que se llamaba la clínica? Es que tengo unas contracturas que sería bueno que Silvia me las tratara antes de que vaya a mas. 😉

    Me gusta

  2. Me gusta leer con tiempo, por eso he venido hoy
    Aquí ha subido la temperatura un montón!! ejejeje
    Un final muy bueno y sabes me lo imaginaba es que con una terapeuta así cualquiera sucumbe
    Saludos Efe.

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s