La actriz y el pornógrafo.


La actriz y el pornógrafo.1

Su cuerpo era su medio de vida, era hermosa y sabía darle a la cámara los recursos suficientes para lograr resultados óptimos.
Aquella serie era lo suficiente pornográfica para asustar a cualquier mujer. Pero el director advertía que la importaba un pepino la intensidad de las escenas que ella debía rodar. Llevaba años dirigiéndola en películas porno, aunque su amistad se limitaba a la indiferencia por parte de ambos. El consideraba que la tarea de los actores no era precisamente indigna, pero en el fondo de su alma no se uniría a una mujer que realizase sexo para todos y menos con esa soltura. Aquella mañana estaba siendo muy duro quizá con ella, la escena tenía una crudeza especial, debía hacer una felación a un hombre y como siempre con eyaculación real. Evidentemente por razones fisiológicas la escena era irrepetible al menos en un espacio de tiempo.
Ella sabía que se podían utilizar trucos, algunas veces lo habían hecho, pero esta vez había tenido que aceptar rodar en tiempo real y de verdad.
La joven comenzó la felación. El pene de su partener era de generosas dimensiones tal como requería la escena, lo chupaba casi con deleite ante el estupor del director, pero con gran alegría por su parte, ya que saldría bien el corto.
Corten. Y el rostro de la joven enseñaba a cámara el resultado de la acción.
Ya en la ducha la actriz se recuperaba del trago y maldecía al director por la canallada que le había vuelto a hacer.
Más tarde en su coche luchaba por que arrancase, pero el vehículo lamentablemente solo chirriaba, cuando apareció el joven director.
Hola Ana. Veo que no te arranca, y se ofreció a llevarla.
Un desprecio por parte de ella sirvió para que este se marchara alegremente.
Pero a la salida del aparcamiento, ella intentaba que alguien la ayudara.
Sube te llevo, fue lo único que escucho de él. Con rabia contenida no tuvo otro remedio que aceptar y subir al coche. La conversación dentro era nula, hasta que ella rompió el hielo.
¿Por qué me tratas así?
Porque tú te ganas la vida de este modo y yo también. Si pero puedes utilizar tu oficio para que yo pueda trabajar de otra forma, tal como lo haces con otras compañeras.
Algo debió pasar por la mente del hombre, frenó en seco y la entregó el beso más codiciado por ambos y quizá el principio de algo diferente.
Una vez más el destino les había regalado el amor.

 Photo credit: rodricar via Foter.com / CC BY-NC-SA

firma1

16 pensamientos en “La actriz y el pornógrafo.

  1. Desde luego, amigo efe, no es nada aburrido leerte … se hace corto, ameno, a veces cruel, pero extraordinariamente excelente, amigo. Tu imaginación es brillante e inagotable
    Feliz noche

    Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s