En aquella playa.


1

Origen de la imagen

En aquella playa

De la mano paseaban por aquella playa casi desierta. Los primeros rayos de sol en aquella mañana de mayo calentaban todavía con suavidad el rostro de una pareja joven.
Habían hecho pellas, decidiendo cambiar la aburrida clase de historia, por un paseo por la playa. Sabían que estaría desierta y que las posibilidades de que alguien profanará su amor era casi improbable.
De repente una risita perversa en el rostro del joven, advertía a su chica de algo distinto. La besaba suavemente mientras la anunciaba. Vamos al agua. Sus prendas cayeron con prisa a la arena hasta que dos bellos cuerpos, dieron fe de del buen hacer de los que les engendraron.
Abrazados en la orilla las olas cubrían sus cuerpos, mientras el varón, con una osadía imprevista para la chica, besaba sus pechos.
Sus manos recorrían la geografía del cuerpo de la joven hasta que esta le devolvía las caricias, él las recibía con ardor para suplicarla su favor. Una mano casi infantil, morena pero limpia jugaba con el atributo del joven, que solo acertaba a entornar la vista, mientras la pericia de la muchacha le llevaba al goce. Luego casi llegando al final aprendería a hacerla feliz. Habían descubierto el mágico botón femenino, que hacía llegar al cielo a la guapa chica.
Hoy perdieron su clase de historia, pero la vida les enseño a amarse.
Lo de después es otra historia.

efe.firma1

24 pensamientos en “En aquella playa.

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s