Súplica de amor.


5

Origen de la imágen

Súplica de amor

Flotas en mi alma mientras…
Tú fuego quema mis sentimientos.
Mi alma llora mientras ríes,
más yo sufro el silencio.
*
Usas tu poder para confinarme en tu cárcel.
Prisión de acero donde mi alma torturas.
Sufro sin término suplicando el cese del tormento.
*
Más desoyes mis súplicas,
tu corazón ante mi dolor no abre su puerta,
mientras yo cabalgo sobre la desesperación.
*
Sueño con la tormenta que apague,
el fuego interior, que me quema por dentro.
Más no escuchas mi dolor.
*
El desamor rompe mis deseos,
padezco en soledad tu silencio.
Te suplico compasión.
*
Tensas las cadenas, fuerzas mi condena.
Precisas mi dolor como símbolo de tu dominio.
Aireas mis miserias e ignoras tu dependencia,
hacia mi torrente de amor.
*
Te ruego que me liberes del dolor.
Más desoyes mis lamentos,
Sin concederme el perdón.
*
efe.

firma año

El beso del soñador.


2

Origen de la imagen

El beso del soñador.

Quizás sea el último beso de un loco soñador.
Pero en su recuerdo mora un mar de amor.
Azul, pero lleno de  frustradas esperanzas.
Dentro de su alma,
rugen sentimientos de fuego.
Llora sin tregua,
esperando su sonrisa,
Le tiende la mano aunque no llega.
¿Porque al amor le acompaña el desamor?
Interroga inquieto.
Curiosa es la verdad del poeta.
Amar sin consecuencias.
Más dura es, la realidad del soñador.
Espera, tras la espera,
Sintiendo el amor.
Qué no llega…

Efe.firma año

Señorita de compañía.


8

Origen de la imágen

Señorita de compañía

Otra dura noche de invierno, Eva mira a través de los cristales la torrencial lluvia, se incorpora y se mira en el espejo, su piel resiste el bronceado del pasado verano y su cuerpo esbelto traza una hermosa silueta, que hace que hasta el espejo exclame ¡Que hermosa eres!
Pero está triste, su corazón está vacío y su mente no le transmite emociones.
Se casó joven con el príncipe de sus sueños, pero pronto como un castillo de naipes su mundo se derrumbó. El galán apuesto con un porvenir esplendido se entregó a otros juegos y a la que le confió su corazón pronto la sumió en el olvido.
Se sumerge en la negrura de la noche cuando se resigna a pasar otra jornada de soledad. Suena el teléfono.
Ring, ring….
El grotesco sonido del timbre, es el único nexo que la relaciona con la vida en ese momento así que su mente la obliga a atenderlo.
Eres Lilí
¿Como dice?
Contesta ella sorprendida.
El interlocutor azorado contesta perdone me he confundido.
Entonces Eva inexplicablemente le contesta no.
No se ha confundido.
Que desea.
Buscaba una señorita para que me hiciese compañía, pero no estoy seguro que sea este su número.
No se preocupe.
¿En qué hotel está?
En veinte minutos le veo. Acto seguido cuelga.
Conduce rápido pero serena llega al hotel y decidida se dirige al ascensor para subir a la habitación de su inesperado cliente.
Sus ropas son elegantes como corresponden a una Señora, esto bastará para que resulte una mujer bandera.
Toca en la puerta y un hombre de mediana edad la recibe, se dan un cordial beso y pasan al interior.
Le mira y con rapidez de reflejos comienza a desnudarse. Sus moldeados pechos se contienen en un sostén de encaje que combina con un tanga que insinúa demasiado.
Más el hombre termina admirando unas largas piernas desnudas que le llevaran a un viaje de placer eterno. Por otra parte desbordado por la personal belleza de la mujer ya no es dueño de sí mismo y teme no estar esplendido.
Entonces decide que su juguete será el. Así que decidida le increpa.
¡Desnúdate¡
El se quita la bata y descubre un cuerpo normal pero agradable, su atributos son correctos y desde luego el deseo es palpable.
Hay comenzarán lo que será su gran noche.
Consume el cuerpo del hombre con deseo contenido, lame su pene con avaricia y él se deleita recorriendo el cuerpo de ella bebiendo sus fluidos.
Llegan a un maravilloso orgasmo lleno de placer y lujuria en el que participan al mismo tiempo, exhaustos pero gozosos, en la ducha se besan, sus cuerpos vuelven a formar un todo, la penetra y entra de nuevo en ella, entregándose a un largo orgasmo.
Después ella le susurra.
Me destrozas pero te deseo…
Pasa el tiempo y muchas noches ya no está sola, pero cuando espera, sueña con el hombre que iluminó sus sueños.
Efe.firma año

El sexo con humor.


4

Origen de la imagen

El sexo con humor.

Que mejor medicina que saber reírse de uno mismo. Y hay incluyo el sexo, esa terapia natural que necesitamos todos, incluso los más pacatos.
La vida transcurre inexorablemente pero la necesidad de gozar debe seguir por el buen camino, y en ese camino cuenta también el humor.
Reírse con asiduidad es una terapia mágica y si se practica en grupo se logra llegar al divertimento, y creo que para lograr eso no hay tampoco edad.
A veces vamos al cirujano a arreglarnos un poquito, como dicen los pijos, así que también porqué no recurrimos al humor y con humor intentamos hacer sexo.
Me ha hecho gracia el chiste, porque lo he encontrado real. Una playa nudista, por supuesto, como la de todos mis veranos, la viagra, medicamento que correctamente recetado hace milagros y la mente abierta, esto logra cumplir mis expectativas.
Alguien, creo que algo sabio, me dijo un día.
Me quiero morir viejo por fuera, pero joven por dentro, además desnudo y a poder ser en mi cama y con la persona que amo. Simplemente me pareció que el deseo era cumplible, pero eso sí, sin prisas, que las prisas no son para nada buenas, en la vida y en la muerte obviamente todavía no lo sé.

firma año

El Talismán.


3Photo Credit: saratl18 via Compfight cc

El Talismán

Encontré un amuleto.
Un pelo, una porción de tú cabello.
Posesión que convertida en talismán.
Es tu recuerdo.

Y el recuerdo gira a lo largo del tiempo.
Inunda de luz el camino.
Camino que no hemos hallado,
senda que  con anhelo buscamos,
anhelo muy amado.

Talismán que quizá solo forma parte de un adiós,
pero eso será el gran recuerdo.
El que morará dentro.
Nos acompañará a nuestro destierro.
Y también morirá,
allí dentro.

Dentro de nuestros corazones.
El desgarro es duro,
pero así lo queremos.

Pasión y entrega no pudieron,
cambiar nuestro Universo.

Vivir y morir en nuestro amor,
al mismo tiempo.
Es lo único bello,
que conservar a través de nuestro tiempo.

efefirma año

La Soledad fingida.


7

Origen de la imagen.

La Soledad fingida.

Sentada en la fachada del asilo, entre rosas ya gastadas, espera su última compañía.
Los años ya perdidos,  en su rostro, surcos bellos han trazado, su sonrisa ya es siempre dura, pero sincera, allí solo simplemente el cariño espera.
El amor eterno que le acompañó toda su vida, en su corazón profundas marcas dejó.
Por eso su soledad es fingida.
Y por eso mira al cielo  y desde su alma con su amor mensajes de amor le envía.
El recuerdo desde su interior nace y su soledad se aleja.
Estoy seguro que ya esa joven anciana, el último viaje emprenderlo desea, para entregarle los besos guardados.
Pero mientras desde el corazón siente la soledad fingida.
Su sonrisa su rostro ilumina.
Rompiendo su dolorosa espina.
La distancia de su amor perdido.

efe.firma año