El almacén de la vida


http://www.madridhistorico.com/

Dirección: Calle del Príncipe, 28, c/v Calle de las Huertas, 13.
Palacio del Duque de Ugena.

El almacén de la vida

Paseo por la ciudad. Por sus calles donde se halla todo lo que necesitamos para soñar y por que no para solventar nuestras necesidades anímicas y hasta materiales.
Camino solitario pero sin embargo me siento acompañado, al tiempo que noto el trasiego de la ciudad, el movimiento de las personas que van y vienen, mientras realizan sus quehaceres diarios.
Me topo con esa viejecita canosa con la mirada sabia que con una sonrisa piropea mi relativa jovialidad, mientras siento la presencia lozana de esa bella mujer que anda magistralmente al ritmo de su juventud y que me llena el alma de optimismo.
Después al frente diviso un cruce, y me detengo junto a un tropel de personas, todas distantes de mi pensamiento, algunas hablando entre ellas y todas consumiendo la vida.
Entonces me viene a la memoria lo que he caminado a lo largo de mi existencia, lo que he dejado en el camino, los buenos recuerdos y también las desventuras, pero pienso que al fin de cuentas todo lo encontré en la calle.
En la calle trabajamos o buscamos el trabajo, nos encontramos con nuestros amigos o seres queridos, y a veces no damos el último adiós.
Luego sonrío y recuerdo como al atardecer nos apretábamos la mano y caminábamos hasta el solitario parque, o cuando te llevaba a casa, y te daba ese furtivo beso para después vigilar que entrases en tu portal sana y salva.
Recuerdos, vivencias, alimentos del alma que muchas veces se encuentran en la calle, que es ese gran almacén de la vida.
En definitiva hoy me siento felizmente urbano.

Efe

 
 

El primer amor.



El primer amor

Hoy visionando viejas fotos nos encontramos en nuestra memoria. Enseguida te reconocí y me llenó de paz, la imagen de esos dos chiquillos llenos de vida que se miraban a los ojos sin saber que el destino no los uniría.
Tú guapa y mini faldera eras el símbolo de la felicidad en ese momento de mi vida.

¿Recuerdas esa película en el Tivoli? .
“Morir de amor” Era el titulo.
Entonces nuestros vírgenes corazones se unieron al tiempo que nuestras manos se apretaban, y unas lágrimas de emoción humedecían nuestros labios.
También esa excursión al pantano en el que ambos perdimos nuestra virginidad y en el que nos juramos amor eterno.
Todavía recuerdo como entre aquellos arbustos nuestros cuerpos desnudos se abrazaban con pasión, al tiempo que mis manos amasaban tus casi adolescentes pechos, mientras ya no controlábamos nuestra excitación.
En ese momento sentí que te amaba y te pregunté si tu estabas segura, me besaste y con un gesto tremendamente pasional me contestaste.
Te deseo…
Entonces el lenguaje de nuestros sentimientos hizo el resto y surgió la magia entre nosotros, ya nuestros cuerpos se hicieron adultos y se imprimieron las marcas del fin de nuestra pubertad.
Sigo viendo fotografías y siento como tu estás en mi memoria, sonriendo de felicidad sin pensar que la madurez y la vida nos separaría, yo tardé mucho Pilar en ser de nuevo hombre. Te confieso…
Mis apenas veinte años no concebían que tu, mi hada decidieras dejarme. Se me vino el mundo encima, pero evidentemente salí de nuevo a la vida, eso si con la primera cicatriz en mi alma.
Hoy años después vuelvo a recordarte y reconozco que fuiste mi primer amor, y pienso que eso ya fue para mi un privilegio, el poder amar sin miedos, sin rencores y por eso te escribo estas líneas que hoy tu bellas piernas me han recordado.
A la mini faldera de mis sueños.

Simplemente bonita…
Así eras.
Con la mente limpia,
pletóricos de vida y con una,
recién juventud estrenada nos encontramos.
Unimos nuestros cuerpos y
juntamos nuestras almas,
Fuimos románticos y felices.
Cumplimos la ley de la vida.
Salimos al mundo y bebimos del amor.
Gozamos.
Y al fin el destino nos separó.
Pero desde dentro hoy te recuerdo.
Todavía te sigo queriendo …

Para ti Pilar.
Siempre efe

Pensamientos de un blogero


Pensamientos de un blogero

Buenas noches amigos:
En ocasiones es difícil asimilar las noticias o los acontecimientos que a veces son feroces en si mismos, y que hacen de nuestra vida, un valle de lágrimas, por lo que algunas personas lo pasan mal sentimentalmente e incluso llegan a enfermar.
Nuestra mente es terriblemente exacta dependiendo de su grado de inteligencia puede servirnos para trabajar pensar e incluso en muchos casos para servir de interlocutor con nuestro corazón. Pero también puede resultar diabólicamente perversa y llegar a producir el mal a todos los niveles incluso llevar a perpetrar asesinatos o causar terribles males.
Ese cromosoma llamado X que dicen los criminalistas que es propio de los asesinos, provoca una catástrofe que ya nuestra sociedad controla a su manera.
Pero para mi luego hay otros males tambien mayores, por lo menos en mi entorno mas cercano, que son la perdida de valores que sufrimos en esta sociedad, que por ejemplo nos gobierna o informa y a la que le vale todo.
Esa tele basura que airea unos personajes quizá tragicómicos que no son precisamente un exponente valido para nuestros infantes y desde luego insanos para los adultos, esa corrupción que de vez en cuando sirve para esconder más cosas y unos encantadores políticos que airean vocaciones muchas veces falsas con currículos espectacularmente vacíos de contenido y que además acrecientan una supina ignorancia de ellos o ellas.
Pues en ese panorama nadamos algunos locos que contamos nuestras vivencias y tratamos de compartir soledad, aficiones y a veces en mi caso intentando entretener o interesar a quien me lea.
Por eso me asomo a este diario, donde voy conociendo a gentes de todo el mundo que por lo menos me enseñan a pensar y vivir mas tranquilo conmigo mismo, además de transmitirme emociones y cariño.
Por eso intento ser libre de ideas, libre en el amor, en el pensamiento y para eso les necesito y quiero a todos ustedes.

Gracias amigos.

efe

Paseando bajo el cielo


Paseando bajo el cielo
La lluvia baña los cristales al igual que la melancolía empapa mi alma en este domingo de un ya frío noviembre.Oteo el poético y a la vez romántico paisaje tapizado de hojarasca, fruto del manto desechado por los árboles incapaces ya de mantener su ropaje y de extender sus ramas llenas de ocres…
Entonces miro al cielo y este me dice empapate de soledad, de nostalgia. Las flores se han ido y las aves vuelan ya rumbo a otro sitio mas lleno de luz y colores.Todos los actores de la naturaleza me recuerdan que es otoño la puerta del invierno y me aconsejan que ponga ya mi alma a invernar.
Vuelvo a mirar al cielo y le pido un poco de azul quizá el último de esta estación. Me escucha y con dulzura me envía un claro, en el que un gorrión arropado por las últimas hojas de un alto árbol aprovecha para darse un baño de azul.
Sigo caminando y reviso mi corazón, guardo los recuerdos y limpio de tristeza el tronco de mi vida que también entra en el invierno del olvido, el olvido de mi destino…
El paisaje está triste pero la magia de los elementos me llenan por dentro, y hoy me acompañan fielmente por la senda de mi historia acunando mis sentimientos, limando mis errores y alegrándose de mis aciertos.
Después mientras la lluvia me cala por fuera y el aire del tiempo me ventila por dentro, me refocilo en los grises de este mágico día de otoño y entiendo que mi alma también se cala con las emociones ya vividas.
Me digo somos al fin parte del tiempo, de la naturaleza, y en tierra nos convertiremos.
 
Reflexiones tristes pero bellas en un día casi de invierno.
 
Efe

Dulces recuerdos


El beso del Ángel
Autor de la imagen Rafa Canelas

Dulces recuerdos

Dulces recuerdos me trae tu compañía, hoy ya en los postres nos sentíamos llenos de felicidad.
Pero la cruda realidad nos devuelve una y otra vez al mismo punto de nuestra vida. Solo tú y yo sabemos porque nos alejamos el uno del otro, pero así es nuestra inevitable historia.
Después en esta tarde de viernes solo quedara la crónica de unas maravillosas horas juntos, donde tu seductora sonrisa se ha mezclado con mi bello sentir.
Y después la eterna pregunta algún día seremos libres el uno del otro. Solo el destino conoce la respuesta.
Luego ese beso tierno con el justo erotismo y la complicidad dibujada en tus labios para decirme adiós cielo añadiendo picaramente.
Y por cierto escríbeme algo…
Así que hay van estas letras para envolver nuestros dulces recuerdos
.

Dulces recuerdos envuelven nuestra vida.
Recuerdos que construimos juntos,
a golpe de emociones y llenos de pasión.
Navegamos juntos surcando los mares de la ilusión,
más la realidad los convirtieron en fantasía.
Bebimos las dulces mieles del amor,
resistimos adversidades,
y pasamos crudos inviernos de soledad.
Llegamos a ser dichosos pero,
la inexorable realidad nos devolvió a,
un terrible final,
la condena a guardar solo un recuerdo.
El recuerdo de nuestro amor real.

efe.

firma