Tiempos de ayer.


burlesque-171171_640

 

Los primeros albores de aquellos ochenta presagiaban un nuevo futuro para aquellos jóvenes que descubríamos algo más que la libertad. Empezamos a enseñar con osadía nuestros cuerpos y lo que es mejor, empezamos a soltar el lastre acumulado durante generaciones, que habían vivido bajo el paraguas de la represión.
Una costra inmensa nos había quedado encima. La necesidad de que la mujer empezase a codearse con el hombre y comenzase a saber trabajar y disfrutar, aunque hubiese que comerse el mundo para lograrlo, empezó a formar parte de la realidad.
La minifalda llenó junto con los pantalones de campana nuestros modestos armarios y los furtivos besos en la esquina se sancionaban como mucho con una reprimenda sobre todo para ella. El machismo todavía era típico, siendo ella  la descarada y el galán el simpático, pero tuvimos que aprender a vivir camino de lo que sería el siglo veintiuno, siglo en el que estamos revalidando el final de nuestro entrenamiento como ciudadanos del Mundo.
Tuvimos que trabajar muy duro, estudiar y aprender lo que ha sido el gran avance de la humanidad. El desarrollo tecnológico. Al tiempo que vivíamos toda clase de revoluciones, sociales, culturales etc. Bebimos el amargo cáliz del terrorismo que nos endureció y marcó a fuego.
Criamos y educamos a las generaciones mejor preparadas de los últimos tiempos, aprendimos a vivir en Democracia, pero al final el inexorable destino  nos golpeó sin misericordia, logrando que entre los errores de muchos más la incompetencia de otros. Hoy  estemos sumidos en un desastre.
Pero pienso que peor que entonces no estamos ahora y si logramos entonces salir, los Jóvenes de hoy nos darán una gran alegría descubriendo un nuevo futuro.

efe.

firma

8 pensamientos en “Tiempos de ayer.

  1. Dicen los bancos que “rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras”. Entonces estábamos abajo y sólo podíamos subir. Ahora estábamos arriba y ya no tenemos dónde sujetarnos. No son los jóvenes tan sólo, son también los maduros que ya no tienen acceso al trabajo si lo pierden, o los niños que tienen que ver como sus familias tienen que repartirse los escasos recursos. Sin duda avanzaremos y encontraremos soluciones, Pero el mundo que conocemos en esta Europa social sufrirá muchos cambios. Confío en que sepamos adaptarnos a ellos

    Me gusta

    • Bueno vivimos también por encima de nuestras posibilidades y lo que es peor no nos acostumbramos a la dificultad, como bien dices las cosas han cambiado pero creo que para bien o para mal serán los jóvenes los protagonistas.

      Gracias por tu comentario.

      Saludos

      Me gusta

Tu comentario es Bienvenido

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s